Seguidores. ♥

12 de diciembre de 2012

Las personas que me han ayudado. ♥

Bueno, pues tal y como me pedistéis en un comentario aquí os contaré las personas que me han ayudado durante el embarazo y lo siguen haciendo ahora que está Darío con nosotros.

Mi pareja: Estuvo a mi lado desde el primer momento en que lo supimos, aunque hemos tenido nuestras cosas buenas y malas siempre ha estado ahí. Y aunque no podamos vivir de momento juntos me ayuda siempre que puede con Darío. Y fue él quién estuvo cuidándome cuando estaba embarazada y animándome cuando tenía miedo de que algo saliera mal.

Mi familia: Cuando se lo conté me apoyaron y me dijeron que me iban a ayudar en todo lo que pudieran. La verdad que es lo que está haciendo y no me puedo quejar porque cuando necesito que me echen una mano con Darío están ahí para ayudarme.

Mis amig@s: Al enterarse me estuvieron apoyando en todo y cuando estaba embarazada y no podía salir venían a verme a casa. Incluso la noche que rompí aguas y empecé con las contracciones estuvieron conmigo.

Vosotros mis lectores: Que habéis estado conmigo desde el principio, leyenda cada entrada, preguntándome cómo me iba y preocupándoos por Darío.

Gracias a todos porque cada uno de vosotros ha aportado algo a todo esto y ha hecho que lo difícil se convierta en algo mucho más fácil. Gracias a esta experiencia he conocido a chicas increíbles y he hecho amigas que sé que aunque nos separen muchos kilómetros puedo contar con ellas. Aunque ahora escriba menos por que Darío no me deje mucho tiempo (y mientras escribo esto le tengo aquí dando porrazos al teclado)  quiero que sepáis que sois muy importantes para mí.
Mañana escribiré otra entrada y os contaré qué tal va Darío porque ya no me deja escribir.
Un besote! :)

El Bautizo de Darío. ♥

El domingo, día 4 de noviembre bautizamos a Darío.
Se porto genial, estuvo los 15 minutos que duró chillando y pataleando, y cuando le echaron el agua ni siquiera lloró.
Luego ya se quedó dormido y estuvo el pobre todo el día durmiendo porque no pudo hacer su mañana de sueño como la hace todos los días.
No quiso comer ni nada, sólo dormir.
Aunque acabamos todos muy cansados y el pequeñín el primero, la verdad es que nos lo pasamos bastante bien dentro de lo que cabe.